In Cuidados de la piel, Sin categoría

El arte del tatuaje consiste en insertar tinta en la piel con agujas especiales mediante pistolas de tatuajes.

Esta técnica tiene como resultado final una representación artística que uno ha elegido con mucho cariño y que pretende conservar toda su vida.

Para que el resultado sea óptimo es importante realizar todos los pasos necesarios para tratar el tatuaje, una vez finalizado hasta su correcta cicatrización.

Cuidados del tatuaje, Clínica Tufet

Lo primero que hará el tatuador al finalizar la sesión es cubrir el tatuaje con una venda o papel film.

Pasadas unas 5 horas es importante destapar el tatuaje y limpiarlo con agua y jabón y volver a cubrir.

Una vez el tatuaje está seco es necesario aplicar una pomada antibiótica y no volverlo a tapar. Esta pomada debe aplicarse 2 o 3 veces al día durante la siguiente semana. A partir de entonces la crema antibiótica puede substituirse por una loción suave hidratante, sin colorantes, aromas u otros irritantes.

Una vez finalizado el proceso de curas, es importante observar el progreso del tatuaje, comprobando si se da un cambio de textura o color. En caso de que se forme una costra, es importante no arrancarla sino dejar que siga su curso natural.

Una vez la piel del área del tatuaje haya dejado de pelarse y notemos que ha vuelto a su estado normal, podemos proceder a cuidar esa zona como la del resto de la piel, con los cuidados habituales (hidratación y protección solar)

A partir de este momento se puede considerar que el tatuaje está curado y listo. Aun así, no debemos descuidar la hidratación de la piel en el día a día y sobre todo utilizar crema solar protectora en las ocasiones en que expongamos la zona tatuada al sol.

Esperamos que con estos consejos consigas el mejor resultado para tu tatuaje y perdure para siempre tan vivo como el primer día.

Recommended Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search